Los 5 caminos del Yoga

Cinco principios Yama (control) del Yoga

  • Consolidación ante todas las acciones e impactos (AHIMSA)
  • El fundamento de la práctica y la enseñanza del Yoga, el ahimsa, se centra en la calidad de la propia consciencia de las sensaciones que, de hecho, surgen en el cuerpo como impacto directo e indirecto de los actos que se realizan. Los impactos directos son sensaciones que producen las reacciones musculares buscadas. Los impactos indirectos son aquellos que surgen de la respuesta a esos sucesos en el tejido conjuntivo, los huesos, órganos vitales, sensaciones y estados, energía, atención, pensamiento y consciencia. Genera un conocimiento claro de lo que está ocurriendo realmente.

    • Honradez frente a lo que ocurre en la realidad (SATYA)

    Se honra el satya reconociendo y respetando la verdad. Se expresa a través de una ininterrumpida respuesta a los acondicionamientos interiores y exteriores. Desde esta perspectiva, significa que si una acción que es necesario realizar pueda realizarse, se realiza, que nada que se pueda hacer puede dejar de hacerse.

    • Aceptación de lo que está ocurriendo (ASTEYA)

    Se cumple el asteya actuando sin otro plan que enfrentarse a lo que ocurre en realidad y lo que es posible (satya). Esto significa que hay que prescindir de toda intención especifica, limitada, y concentrase en lo que sucede en cada momento. Esta apertura se expresa en una certidumbre constante ante lo que está ocurriendo realmente, y culmina en la toma de conciencia de la naturaleza imperfectible de todos los fenómenos. Esto desplaza a la mente del ansia de posesión y deja espacio para que actúen la honradez y la sensibilidad. Induce una profunda confianza en la unidad indivisible de la vida, que actúa a través de la inherente integridad del cuerpo y el espíritu.

    • Generosidad ante lo que ocurre (APARIGRAHA)

    El aparigraha se respeta permitiendo que las cosas ocurran justamente como lo hacen, sin albergar juicio alguno. Esto significa prescindir de cualquier evaluación de la experiencia o acción, sin juzgar siquiera que hayan surgido. Se expresa mediante una permanente desidentificación con las experiencias, las percepciones y las acciones, y culmina en la comprensión de la naturaleza impersonal de todos los fenómenos. Esto aquieta la mente analítica y genera el espacio necesario para que actúen la apertura, la honradez y la sensibilidad, como expresiones naturales de una consciencia sin trabas. Al mismo tiempo, mina el hábito de identificarse con las experiencias y acciones, algo fundamental para la promesa más profunda del Yoga.

    • No perder el control de lo que ocurre (BRAHMACHARYA)

    Se observa mediante la expresión de la sensibilidad, la honradez, la disponibilidad y la generosidad. Invita al cuerpo y la mente a actuar y experimentar directa, plena y libremente, como expresiones momentáneas, locales, de la indivisible unidad de la totalidad. Se manifiesta en un carácter directo y vital en el pensamiento, los sentimientos y la acción, que expresa una profunda intimidad con el cuerpo, la mente, el espíritu, y el mundo. Esto resuelve la habitual división entre sujeto y objeto, el yo y el otro, el cuerpo y la mente, llevando a la luz la consciencia clara, expresándose libremente a través de sus funciones naturales de presencia, generosidad, disponibilidad, honradez y sensibilidad. Bajo este prisma, la unidad inherente del cuerpo, la mente y el espíritu, o ser humano, irradia espontánea y naturalmente.

    POST YOGA_2

    Texto del libro: Yoga las posiciones esenciales (Jacqueline May Lysycia)

    Visita nuestra sección Yoga

     

    ]]>

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies