Constelaciones Sistemicas

EL ALMA TAMBIEN VA AL TRABAJO.

 

[su_dropcap style=”light” size=”4″]A[/su_dropcap]lgunos problemas que vivimos en el trabajo, en las relaciones profesionales, con compañeros, colegas, jefes, socios, no corresponden directamente a la organización, no son problemas de la empresa aunque se relacionen con el trabajo. En muchas ocasiones los problemas laborales no tienen que ver con la organización, ni con el trabajo. De hecho la manera de enfocar muchos asuntos y conflictos en el trabajo proviene de experiencias previas vividas en otros contextos, sociales o familiares que han influido en el tipo de creencias, en los patrones de comportamiento, en las motivaciones, que definen nuestro estilo peculiar de relacionarnos con los demás en el trabajo. Estos patrones de comportamiento contienen información inconsciente que se arrastra en el tiempo. .

La tendencia habitual a repetir comportamientos, ante la ausencia de un trabajo personal que nos haga conscientes de ellos, hace que estos comportamientos se manifiesten en otros sistemas de relación, como es en el entorno laboral.

Los sistemas laborales y profesionales se convierten, en lo que llamo, un “patio de aprendizaje” excelente de autoconocimiento, que ofrece una oportunidad única de comprender asuntos personales que no se han revisado previamente

Para abordar temas personales en el trabajo uno de los métodos sistémicos que existen es el de Constelaciones Laborales. Las Constelaciones Laborales sirven de herramienta de diagnóstico de las dinámicas inconscientes de la persona en el trabajo y ayudan a la persona a identificar vías de solución, a encontrar otro tipo de respuestas emocional y socialmente más inteligentes

Con alta frecuencia la experiencia con el método de Constelaciones Laborales demuestra que cuando hay un problema personal en el trabajo, gran parte del problema depende de los asuntos personales que el cliente no ha identificado, ni explorado y que se manifiestan en el trabajo. Por supuesto el sistema de la empresa o del negocio forma parte de la realidad, influye y entra en juego con la persona.

Pasamos muchas horas en el trabajo. Creamos un tipo de relación y una dinámica muy particular en el trabajo a la que le imprimimos nuestro sello personal. En esa interrelación con el trabajo extrapolamos modos de funcionar, de vincularnos y de resolver los problemas aprendidos previamente, que generan en muchas ocasiones tensión y sufrimiento. Por otro lado encontramos ambientes laborales difíciles, altamente competitivos, con juegos de poder, conflictos e intereses que generan malestar laboral

Una actitud personal fruto de creencias limitadoras y emociones negativas, debilita la capacidad de adaptación inteligente y creativa al entorno laboral, creando sufrimiento en el trabajo. Esto es un asunto de suma importancia. Todos tenemos una relación con el trabajo aunque estemos inactivos, todos tenemos creencias que influyen positiva o negativamente en nuestro éxito profesional

Texto: Marta Ocampo

]]>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies