Constelaciones Familiares

Preguntas frecuentes

¿Cómo tengo que prepararme para Constelar?

En primer lugar es importante que concretes bien el tema y el objetivo que quieres alcanzar. En segundo lugar, cuanta más información tengas sobre el propio sistema, quizá más se podrá avanzar en la realización de la constelación. Es recomendable investigar sobre los hechos significativos que hayan ocurrido en la familia en las tres ó cuatro últimas generaciones (la actual: parejas e hijos nacidos y no nacidos, los padres, los hermanos nacidos y no nacidos, los tíos nacidos y no nacidos, los abuelos, parejas anteriores de los padres y de los abuelos, y la generación de los bisabuelos, en algunos casos). Los acontecimientos significativos que tendremos en cuenta a la hora de constelar son los que tienen que ver con exclusiones, olvidos, reemplazos, muertes tempranas de niños o adultos, abortos, enfermedad grave, pérdidas de dinero, herencias, guerras, asesinatos, adicciones, abusos…etc. No tienen interés las descripciones psicológicas de las personas, como por ejemplo: “mi madre era fría, mi padre era serio, o tenía siempre malhumor…etc.

¿Para realizar una constelación familiar deben estar presentes los otros miembros de la familia?

No es necesario. Somos parte de un sistema mayor, nuestra familia, y cada uno de nosotros está inmerso en el campo de información del alma familiar, de manera que trabajando con nosotros mismos tenemos acceso a dicho campo y trabajamos con todo el sistema.

¿Qué debo hacer después de una Constelación Familiar?

Nada. El trabajo del Alma es bastante sutil, por lo que se recomienda después de una constelación, simplemente dejar que el Alma actúe sin tratar de explicarse mentalmente y verbalmente lo que sucedió.

 

Bert Hellinger dijo al respecto:

 

“Las Constelaciones actúan cuando uno las deja exactamente de la manera en que las vió. Cualquier discusión sobre su contenido destruye la imagen. Lo mismo aplica cuando uno acaba de trabajar, alguno del grupo se le acerca a preguntarle: ¿cómo te ha ido? ¿qué harás ahora? Lo que están haciendo es picotear su alma. Es fatal, invadir de esta manera el alma de otra persona como si tuviéramos el derecho a hacerlo. Ninguna persona tiene el derecho de hacerlo. Tampoco sirve intentar consolarlo. La persona es fuerte. Quien intenta consolar, es débil. Éste es en realidad quien no soporta el dolor del otro. Porque en el fondo no quiere consolar al otro, sino que utiliza al otro para consolarse a sí mismo. No hay que interferir. Y eso es válido para todo este trabajo. La persona misma tampoco debe actuar inmediatamente tras una Constelación. Así no funciona. La imagen tiene que descansar en su alma. A veces durante mucho tiempo, quizás medio año o más. Y uno no hace nada para cambiar. Las imágenes ya actúan, simplemente estando. Y al cabo de un tiempo en el alma se reúne la fuerza necesaria para hacer lo correcto. Aquello que es correcto y bueno será diferente de lo que uno ahora acaba de ver. El alma de la persona sabe mucho más todavía y al final uno sigue a su propia alma y así tiene plena fuerza. Por tanto, no sigue ni al terapeuta ni tampoco a esta imagen. Uno sigue a su alma. Pero esta imagen ha impulsado algo en su alma que posteriormente hace posible el actuar.”

¿Puedo Constelar un problema de otra persona?

Puedes abordar asuntos que te preocupen sobre ti misma/o en tu relación con otros (padres, hermanos, pareja, compañeros de trabajo, jefes…etc.). No es respetuoso trabajar sobre otras personas si no hay petición de la misma a excepción de problemas de los propios hijos (una enfermedad, comportamientos difíciles…etc.), en ese caso se puede trabajar, aunque siempre es importante valorar la motivación por la que se quiere hacer ese trabajo.

Quiero hacer mi Constelación, pero es difícil conseguir mi turno...

Algunos talleres están formados por un número elevado de personas. Eso implica que, lógicamente, no todos tienen tiempo de hacer su Constelación. No obstante, para empezar la mejor manera de hacer la primera Constelación propia es habiendo participado antes como observador y representante en otros talleres. En un taller de Constelaciones, si estás presente, estás trabajando todo el tiempo, consteles o no. Por eso se recomienda hacer la primera Constelación propia en el segundo Taller en que se participe. El trabajo como representante y observador es energéticamente muy potente. A veces más que si eres el propio cliente.

¿Cuándo es bueno hacer una Constelación?

La aplicación es muy extensa. Las constelaciones familiares han demostrado su eficacia para la resolución de problemas personales de orden psicológico (de autoestima, de ansiedad, de personalidad, depresiones, fobias, obsesiones, tics nerviosos, problemas de comportamiento, emocionales, actitudinales, de aprendizaje…etc.), psiquiátrico (esquizofrenia, bipolaridad, depresiones severas…etc.) y físico (enfermedades en su amplia gama de gravedad y cronicidad, adicciones…). Por supuesto para los problemas de relación (familiares, padres-hijos, pareja, laborales, de equipos u organizaciones…etc.)

¿Se pueden hacer Constelaciones Individuales?

Muchas personas no se atreven a entrar en un grupo para encarar sus problemas y prefieren el trabajo en intimidad con un terapeuta. En ese marco se puede trabajar también sistémicamente y existen herramientas que permiten poder desplegar las dinámicas familiares. En muchos casos puede ser suficiente y este trabajo tiene el mismo efecto que si se hubiera hecho en grupo. Cuando la persona tiene dificultad en ver y entender, o existen vacíos de información se precisa hacer una constelación con un grupo para completar esos huecos y poder avanzar. En las sesiones individuales se puede hacer un camino preparatorio que haga posible un mejor aprovechamiento de la constelación grupal. Por otro lado, cuando una persona necesita resolver y ordenar diferentes aspectos de su vida o de sí misma, se hace muy recomendable vivir un proceso terapéutico en sesiones individuales, en el que pueda ir clarificando y restableciendo el orden y el equilibrio ansiados, combinando el trabajo con trabajo en grupo.

¿Cada cuanto tiempo hay que Constelar?

El movimiento que despliega una constelación necesita un tiempo para hacerse notar. A veces los efectos son inmediatos y otras veces se pueden sentir pasado un largo tiempo. También la persona necesita su tiempo para dar lugar a las nuevas imágenes y para ir trabajando con otras herramientas lo que se perfiló. Uno puede estar en terapia individual o pertenecer a un grupo terapéutico o formativo de constelaciones y está trabajando todo el tiempo sus propios asuntos sin necesidad de constelar. Nosotros aconsejamos no constelar sobre el mismo asunto hasta pasados unos años pues con la idea de volverlo a constelar estamos cerrándonos a lo que ya surgió, invalidándolo y de esta manera interrumpiendo el movimiento. No obstante la misma persona puede trabajar con otros temas y esto se puede hacer con una distancia de unos seis meses.

¿Después de una Constelación Familiar es aconsejable realizar otro tipo de terapias?

Depende. Cada uno puede valorar si siente que es suficiente o no con ese trabajo. Si estás en una terapia, puedes continuar sin abordar de inmediato lo que se trabajó en la Constelación, pues el movimiento que se impulsa precisa que le demos un tiempo. Las Constelaciones familiares son otro camino de ordenamiento, aprendizaje y crecimiento personal, que se puede compatibilizar y complementar con otros enfoques. Muchos problemas necesitan la intervención de herramientas terapéuticas diversas. En nuestro centro combinamos todas las herramientas y encuadres a nuestro alcance pues el foco está en la salud del cliente. De manera que el tratamiento siempre es personalizado. Por otro lado, son muchas las personas que sienten que ven mejorada su vida con una sola constelación y no necesitan hacer nada más durante un tiempo.

¿Cómo actúan las Constelaciones familiares?

Un nuevo paradigma científico está permitiendo explicar hechos que desde el positivismo y la visión newtoniana de la realidad era muy difícil. La teoría cuántica, los últimos desarrollos de la física, la psicología y los avances en neurociencia, biología, investigaciones sobre la conciencia, la teoría de sistemas, entre otros, nos están dando un marco donde podemos entender cómo las intervenciones en un espacio concreto pueden tener efecto en los comportamientos y actitudes de personas que no están presentes. El espacio y el tiempo son coordenadas que nos sirven para manejarnos en el mundo pero no son realidades absolutas. Estamos inmersos en campos de información donde confluyen pasado, presente y futuro y donde las distancias espaciales no son más que una ilusión óptica. Y esto lo podemos comprobar por los efectos de la terapia, que se mueve en el plano de la energía. Actúa en la frecuencia del campo y por resonancia. Lo que ocurre en una sesión de constelaciones tiene repercusión en cada uno de los miembros de la familia, aunque no estén presentes. El efecto es inmediato.

¿Que resultados puedo obtener?

El ordenamiento y la colocación de cada uno en su lugar tienen como efectos la resolución de muchos problemas psicológicos y físicos( autoestima, depresión, ansiedad, timidez, obsesiones, enfermedades físicas, psíquicas y emocionales). Reconciliación con padres, hermanos, parejas, hijos, antiguas parejas… Claridad y desbloqueo en las relaciones de pareja. Resolución de problemas laborales y en la relación con el éxito y el dinero. Encontrar nuestro lugar y vivir en sintonía con el propio destino.

¿Para qué hacer una Formación en Constelaciones familiares?

La Formación en Constelaciones no está diseñada solamente para personas que quieran ser consteladoras. Muchos de nuestros alumnos acuden a la formación con el deseo de aplicar esta forma de mirar y poner orden a sus propias vidas sin la intención de dedicarse profesionalmente a ello.

 

El programa de Formación constituye, en primer lugar, un proceso de cambio terapéutico y de crecimiento personal válido en sí mismo en el cual los alumnos trabajan durante todo el año con su propio árbol genealógico y la confección de una autobiografía, mientras se va desarrollando una nueva manera de mirar la propia realidad, la propia familia, la naturaleza de las relaciones y la importancia de sanear los vínculos. El aprendizaje es visual, corporal y experiencial a lo largo del tiempo, de manera que los conocimientos resultan integrados en la propia persona a través de lo vivido y presenciado, sin necesidad de grandes esfuerzos intelectuales. De esta manera, aprendemos desde la mente y desde el corazón. Este trabajo permite a los participantes revisitar la propia vida desde una nueva perspectiva. Uno puede ir ordenando su vida y resolviendo asuntos pendientes que impiden vivir el presente con toda su plenitud. La periodicidad mensual permite ir asimilando las nuevas comprensiones y perspectivas al ritmo de cada uno, siendo guiados por los docentes y tutores y acompañados por un grupo el cual representa un importante apoyo y sostén en todo el proceso. Se da una transformación en la “novela interior” que uno se cuenta a sí mismo y a los demás sobre la propia historia. Se amplía la mirada desvelando e incidiendo en los aspectos positivos y fortalecedores, componiendo nuevas imágenes internas que nos permiten liberar pesos, recargar energía, nutrirnos y recuperar el equilibrio y la paz para llevarlos a nuestra cotidianidad.

 

Profesionales de todo tipo se sienten beneficiados del proceso que facilita la formación en Constelaciones Familiares. En primer término es un aprendizaje que se integra para la propia vida, y en segundo lugar, una vez interiorizado, se aplica de una forma automática en la práctica laboral. En especial, los profesionales que trabajan con personas o grupos humanos encuentran útiles herramientas que harán su práctica más fluida, más rica, fácil y eficaz: maestros, psicólogos, terapeutas, médicos, enfermeros, asistentes sociales, asesores, monitores de talleres, empresarios, directores y encargados, comerciantes, asesores, estudiantes, amas de casa,…etc.

 

Por supuesto, esta Formación interesa a aquellas personas que quieran obtener una capacitación para trabajar con este método, es decir, formarse como Constelador/a, en nuestro programa contemplamos esos objetivos, y para ello contamos con una metodología, una estructura y unos contenidos que están al día con respecto a los avances de Bert Hellinger, y que, a su vez, se van ajustando a los criterios requeridos por la AEBH (Asociación española Bert Hellinger) y otras asociaciones Internacionales, para el buen ejercicio de esta profesión.esta profesión.

Pide cita

¿Sientes que necesitas ayuda? muchas veces la solución está en confiar en los profesionales. Llámanos sin compromiso, estaremos encantados de asesorarte, aconsejarte y buscar la mejor opción para tu problema.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies