Dietoterapia: ¿Qué es la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática autoinmunitaria, que pertenece al grupo de las espondilopatías. afecta principalmente a la columna vertebral, ligamentos y musculatura, pudiendo afectar a otras articulaciones. Caracterizada por una progresión de fibrosis encaminada a calcificación que comienza en la parte inferior de la columna vertebral, especialmente entorno a la articulación sacro-ilíaca y continua subiendo por la columna, con el transcurso de los años, pudiendo con el tiempo afectar a otros órganos. Se ha demostrado que existe una predisposición genética de esta enfermedad, relacionada con el antígeno: HLA-B27. Se ha identificado con una bacteria, presente normalmente en el intestino: Klebesilla pneumoniae, como uno de los desencadenantes principales de la espondilitis anquilosante; esta bacteria digiere normalmente el almidón de la dieta, y posee una estructura similar al antígeno HLA-B27, causando una hiper-rección del sistema inmunológico, en las personas predispuestas genéticamente. 

Se ha demostrado que la modificación del plan nutricional, que implica la exclusión del ALMIDÓN de la dieta, permite una reducción significativa de la población de Klebisella en el intestino, que se traduce en un resultado muy efectivo en el tratamiento de la espondilitis anquilosante.

PAUTAS DIETÉTICAS

FAVORECER:

1.- El equilibrio ácido-básico de la dieta diaria. Relación para la combinación de los alimentos: ácido: basico (1:2) o (0:2) (ver tabla ácido/base.)

2.- Dieta rica en sustancias antioxidantes y micro-nutrientes esenciales (flavonides, vitaminas, minerales y oligoelementos), presentes en frutas y vegetales.

3.- Dieta rica en Omega-3 vegetal y de pescado (introducir aceite de lino, perilla, pescado azul).

ELIMINAR: 

1.- Reducción y preferentemente eliminación de los productos que contiene ácido araquidónico (embutidos, carnes rojas, quesos curados, lácticos en general, etc…) Preferenciar el pescado blanco y azul como aporte proteico)

2.- Eliminación de lácticos. Sustitución por postres vegetales.

3.-Eliminación del almidón , el gluten y los alimentos que lo contengan (pan, pastas, etc).

4.- Reducir el consumo de sal y eliminar los extractos de carne.

5.- Eliminación de hidratos de carbono de absorción rápida y los alimentos que los contienen (azúcar blanco, pan blanco, cereales refinados, productos de bollería y repostería ricos en azúcares y grasas trans, etc.).

ESTILO DE VIDA Y TECNOLOGÍAS CULINARIAS

– Usar tecnologías culinarias suaves, con poca grasa, tipo asado, papillote, vapor, plancha, hervido.

– Reducir la cantidad de almidón de la patata, dejándola en remojo 1/ hora previa a su cocción.

– Preferentemente elija alimentos procedentes de agricultura ecológica.

– Reducir su peso en caso de tener sobrepeso u obesidad.

– Tenga una vida activa, camine, haga ejercicio(tipo yoga, pilates, elasticidad), suba escaleras, deje el ascensor, estas actividades le ayudaran a aumentar su flexibilidad y mitigar el dolor.

– Asegurar la exposición diaria al sol entre 10 y 15 minutos, brazos y cara.

ALIMENTOS CON ALMIDÓN

ALTO CONTENIDO EN ALMIDÓN (entre 94% y 25%) “ELIMINAR”

– Almidón de maíz, de arroz, de trigo.

– Harina blanca o integral de: arroz, trigo, maíz, centeno, cebada….

– Tapioca.

– Todo tipo de pasta alimenticia: sea blanca o integral, tipo: espaguetis, macarrones….con o sin verduras.

– Pan blanco, integral, tostado, de Viene, de molde….

– Todo tipo de cereales de desayuno: copos de arroz, de avena, de trigo, maíz inflado….tipo muesli.

– Todo tipo de galletas, repostería, bollería….

– Legumbres: lentejas, garbanzos, judías blancas, azuqui.

– Cereales: Quinoa blanca, amarilla y roja, espelta, trigo kamut, trigo sarraceno.

– Frutos secos: chufas, castañas, frutos secos pasados por harina.

– Purés, cremas y salsas comerciales.

– Mayonesa comercial, embutidos, fiambres, yogures y preparados lácteos de conservación fuera de la nevera.

BAJO CONTENIDO EN ALMIDÓN (entre 20% y 2%) “MODERAR”

– Patata, batata y moniato, ajo.

– Soja y sus derivados: habas, harina, miso, tofu, soja texturizada, bebida de soja.

– Frutos secos: pipas de girasol, pistacho, cacahuetes, nueces, almendras.

– Guisantes, habas, maíz cocido, chirivía.

– Acelgas, champiñones y setas.

MÍNIMO CONTENIDO EN ALMIDÓN -TRAZAS- (menor del 1%) “PERMITIR”

– Resto de verduras y frutas que no aparecen en ninguna tabla.

ALIMENTOS EXENTOS DE ALMIDÓN “POTENCIAR”

– Frutas: albaricoque fresco y seco, arándanos, caquis, cerezas y guindas, ciruelas pasas, ciruelas, coco, dátil, frambuesas, fresas y fresón, granada, grosella negra, roja, guayaba, higos y brevas, jínjol, jugo de lima, limón, litchi, mandarina, melocotón, melón, moras, naranja, nectarina, níspero, papaya, peras, piña, pomelo, ruibarbo, sandía, uvas, uvas pasas. 

tabla-intersa

 

Fuente: dietintersa 

Productos de herbolario que mejoran el estado de la enfermedad:

boswelia-protect-45-perlas-intersaBoswelia Protect 45 perlas Intersa

Indicado para el tratamiento de fondo y profilaxis de las enfermedades osteo-articulares y sus sintomatologías: artrosis (osteartritis), artritis reumatoide. Para espondilopatías: espondilitis anquilosante y artritis psoriasíca. Enfermedad inflamatoria intestinal: colitis, enfermedad de crohn, inflamación asociada con fibromialgia.

 

 

 

 

 

 

 

 

]]>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¡Hola!
Déjanos tu mensaje y te atenderemos lo antes posible. ¡Gracias!