Formación en Yoga para niños: Especialización de Yoga en la educación

¿Cómo se fomenta la autoobservacion en niños y niñas?

 

yoga-para-niños-en-rivas-vaciamadrid

A lo largo de la especialización de Yoga en la Educación transmitimos una idea fundamental:

 

El niño aprende a través del juego consciente. Mediante el juego consciente introducimos al niño las técnicas de Asana y Pranayama, pero también las más sutiles y necesarias: Pratyahara, Dharana y Dhyana. Dependiendo de la edad de los alumnos, estos juegos y dinámicas estarán adaptados a sus necesidades y momento vital en el que se encuentren. Respondiendo a la pregunta inicial, en la práctica de Asana, por ejemplo, lo que pretendemos es que, a través de las posturas, el niño vaya desarrollando la escucha de la parte más burda y evidente de su ser, que aprenda a sentir y habitar su cuerpo físico (Annamaya Kosha). Además de los conocidos beneficios que la práctica de Asana aporta, en los niños buscamos esa escucha haciéndoles observar en qué parte de su cuerpo sienten la postura, si tienen que hacer mucho esfuerzo, si se cansan, qué sienten, y a través de estas preguntas fomentar la escucha hacia sí mismos. Se trata de hacerles conscientes de lo que están haciendo y cómo lo están haciendo, de cómo utilizan su cuerpo para estar en Asana.

Después de una actividad dinámica como puede ser Surya Namaskar,  es el mejor momento para observar la respiracióny seguir fomentando este hábito de la autobservación. ¿Cómo está ahora tu respiración? ¿Cómo estaba antes? ¿Qué ha cambiado? Son preguntas que hacen que el alumno se dé cuenta del momento presente, del aquí y del ahora, sin darse cuenta de que lo está haciendo. Se trata de crear una rutina para conectar con uno mismo a través de las dinámicas y juegos conscientes que, de una manera lúdica y rigurosa al mismo tiempo, marcan este camino de mirar hacia adentro. De esta manera estamos trabajando el pasar de la actividad a la calma (juegos de stop-start), algo muy evidente y atractivo para los pequeños, pero también es necesario sentir la respiración en momentos de paz y relajación, para conectar con algo más profundo: la conexión entre la respiración y los estados emocionales.

 

safe_image76

El segundo paso: la Atención

 

El segundo pilar fundamental en el trabajo con niños y niñas es ejercitar y educar la atención. Actualmente la falta de atención es el principal motivo por el que los niños no aprenden. Les pedimos constantemente que nos “presten atención”, pero no les enseñamos ni qué es la atención, ni cómo usarla, ni cómo puede afinarse. No debemos olvidar que el sistema nervioso del ser humano, incluido el cerebro, no termina de formarse hasta los veintiún años aproximadamente. El uso descontrolado de la tecnología, en el caso de los niños, y las excesivas horas de pantallas a las que por lo general se encuentran sometidos, hace que el cerebro interprete la realidad a una velocidad que no es la real, es decir confunden realidad virtual con mundo real, y se crean unas avenidas neuronales que están acostumbradas a que todo suceda muy rápido, se acondicionan a una velocidad de funcionamiento que nada tiene que ver con los ritmos naturales de la realidad.

 

ninos_practicando_yoga

 

Después, cuando tienen que interactuar en el entorno, al ritmo de los demás, ser pacientes, esperar su turno o simplemente hacer algo con calma, nace la impaciencia, la dispersión y lo que es más grave: la falta de motivación y el temido aburrimiento, pues nada reclama su atención al ritmo al que sus sistemas nerviosos están familiarizados. Por este motivo hoy en día es habitual ver niños a los que nada les entretiene más de cuatro minutos y constantemente necesitan cambiar de actividad, y son víctimas de una hiperactividad que ellos mismos no pueden gestionar. El problema no es la tecnología,  el problema es el uso desproporcionado a la edad y momento del niño, y la falta de una actividad que equilibre el sistema nervioso del niño. Por mi experiencia he podido comprobar que la práctica habitual de Yoga y Mindfulness desde la infancia ayuda a que la atención del niño esté equilibrada y armonizada con sus capacidades.

Para más información sobre el curso: Yoga en la educación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies