La inteligencia emocional desde la perspectiva sistémica

Artículo escrito por

Griselda Casado

Directora de Ésser Institut de Constel·lacions Familiars. Psícologa terapeuta.

Artículo escrito por

Griselda Casado

Directora de Ésser Institut de Constel·lacions Familiars. Psícologa terapeuta.

“NUNCA ES TARDE PARA UNA INFANCIA FELIZ” 

Es una maravillosa frase atribuida a uno de los más importantes hipnoterapeutas del siglo XX: Milton Erickson. Cuando la oí por 1ª vez, me encantó y un espacio de esperanza se abrió dentro de mí.

En realidad, ¿qué quiere decir esto?….

¿Cómo vamos a volver al pasado…

…y cambiar nuestra infancia?

Bueno, en realidad, no es volver al pasado…  ES QUE EL PASADO LO LLEVAMOS PUESTO.

Lo bueno, sano y vivido, lo llevamos como una fuerza,lo difícil, doloroso y no resuelto,lo llevamos como OBSTÁCULOS, BLOQUEOS Y FRENO.

La vida trae muchas pruebas, gran parte de nuestros problemas presentes tienen que ver con esa parte niña de nosotros que no lo pasó bien en la relación familiar, especialmente con los padres:

·Bien porque sufrimos algún maltrato que nos causó un dolor directo desde ellos y no sentimos heridos por ellos.

·Bien porque no hemos podido tolerar el propio sufrir o destino de nuestros padres.

Y entonces, nos propusimos hacer algo para los Padres.Los niños tienen ese PENSAMIENTO MÁGICO y creen que pueden hacer todo:

Pensamos que si mamá y papá no se llevan bien, es por mi culpa, o que yo puedo hacer algo para arreglar el matrimonio de los padres.

Y esa niña se puso en medio y desde entonces, está ahí.

Quizá haya en nosotros un niño que sintió cómo mamá se quería ir tras un hijo muerto e hizo todo lo que pudo para que mamá se quedara:

Y enfermó, o creaba problemas en el colegio….para que mamá no se fuera.

Esa niña que cuidaba de papá porque mamá no estaba disponible y más que una hija parecía una novia.

En constelaciones se va mostrando una y otra vez, que tras una dificultad actual en la pareja, salud, en el trabajo…Esta ese niño con pensamiento mágico que dice:

Mamá  “yo lo hago por ti”,

Si tú no eres feliz yo tampoco,

Papá yo muero en tu lugar…

 

Detrás de nuestros problemas hay un niño herido, enfadado, sacrificado o prepotente que se cree mejor que los padres…más grande que los destinos, que cree que puede controlar todo, a la misma altura que el Creador.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

 

El trabajo con CCFF nos muestra donde estamos mirando, donde está el enredo, la confusión, el descoloque. Porque en realidad cuando queremos hacer algo por papá o mamá, los perdemos, lo hacemos por amor…EL AMOR CIEGO QUE TIENEN LOS NIÑOS. Es un amor que enferma, y que nos saca del lugar de hijos.

Y resulta que tenemos 30, 40, 50 años y este niño es el que campea por nuestra vida tomando decisiones y relacionándose con el resto del mundo de la misma manera que lo ha hecho con los padres.

Y eso seguirá hasta que TOMEMOS CONCIENCIA. Y luego, RESCATEMOS AL NIÑO con su abandono, su enfado, con las IMÁGENES INTERNAS que grabó en su mente. Porque en realidad no actuamos en base a la realidad objetiva, sino en base a UNAS IMÁGENES INTERNAS INFANTILES:

     El niño que fue llevado a la incubadora, o que sufrió la distancia de la madre por hospitalización, ha crecido con la idea de que la madre         no lo quiso…y desde esas imágenes no ha podido ver, que la madre se quedó, le cuidó…no ha podido ver que no lo dejó en un portal, y      que aun con enfermedades y situaciones difíciles, se quedó e hizo lo que pudo.

Esas comprensiones no las puede hacer un niño…LAS TIENE QUE HACER UN ADULTO.

Y cuando eso se hace posible RESCATAMOS AL NIÑO INTERNO,LO ESCUCHAMOS, LO RECONOCEMOS, LO ABRAZAMOS   Y LO DEVOLVEMOS A SU LUGAR DE HIJO-HIJA. En realidad, aún podemos rescatar a ese niño allí donde este enredado, con sus dolores o su enfado. Podemos ayudarle que vuelva a su lugar, que aprenda a respetar los destinos de los padres o que vuelva a recuperar el camino hacia los padres.

Cuando nuestro niño interior está sano, brilla en nuestro día a día, con la capacidad de reír, de jugar, de bailar, de ser creativos…con libertad. Y aunque el pasado haya sido duro, y no lo podamos cambiar, si podemos sanar heridas, poner orden y relacionarnos con una manera que nos de Paz.

Curso Básico Nivel II – Comprensiones básicas y proceso personal

Consulta aquí todos los cursos relacionados sobre Constelaciones Familiares

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies