Alimentación Bio

Lo BIO es LOGICO alimentos biológicos

10 Razones claras para consumir productos biológicos

1. Consumir productos biológicos es velar por nuestra salud. Los productos que proceden de una agricultura convencional sufren modificaciones en su descomposición orgánica. Los alimentos tránsgenicos afectan a nuestro organismo y a la naturaleza. Según los especialistas, gran parte de las enfermedades degenerativas tienen origen en la alimentación.

2. Los alimentos biológicos tienen los nutrientes precisos y conservan un equilibrio en sales  minerales y oligoelementos conforme a nuestras necesidades. Al no contener sustancias artificiales, son asimilados correctamente por el organismo sin alterar sus funciones metabólicas.

3. Los cereales integrales deben ser de cultivo biólogico, puesto que en la agricultura convencional, al ser tratados con productos sintéticos, el tóxico se acumula más en la superficie.

4. Los alimentos mantiene su sabor auténtico y, al haber seguido su ciclo natural sin alteraciones, se conservan durante más tiempo.

5. Demandar productos biológicos es una elección responsable que pueden lograr cambios en la actividad de empresas y gobiernos, incorporando criterios éticos, por ejemplo contra el consumo de alimentos procedentes de multinacionales implicadas en el negocio de la manipulación genética.

6. Colaboramos a un ahorro energético. En el cultivo y en la elaboración de productos se aprovechan el máximo de recursos renovables. Para la obtención de un producto no biológico, se precisan hasta más de 10 calorías para cada caloría obtenida en forma de alimento.

7. El consumidor de productos biológicos, a través de su elección responsable, contribuye a la independencia del agricultor y la creación de puestos de trabajo, evitando la problemática social que comporta el éxodo rural.

8. Los productos biológicos favorecen la bio-diversidad. La agro-industria convencional tiende a la producción y rendimiento máximo, a costa de la destrucción del medio ambiente y la explotación extensiva de las tierras. en los países del tercer mundo esta superproducción efectúa una caída de precios de productos agrarios que acompaña la miseria y pobreza de la población.

El problema del hambre mundial no es debido a la falta de alimentos que puede erradicarse con la ingeniería genética, sino a una errónea distribución, consumo y producción.

9. La autentica economía doméstica es en función de la correcta nutrición y salud. Los productos biológicos no resultan caros para la economía familiar y, además, su contenido en nutrientes por unidad de peso es superior a los convencionales, consumiendo menos cantidad.

10. Al consumir productos biológicos estamos colaborando en la conservación del medio, evitando la contaminación de la tierra, aguas y aire. En definitiva la agricultura biológica promueve una serie de técnicas y métodos para hacer frente a la degradación progresiva del medio ambiente y para mejorar la calidad de vida y salud de todos.

 

7d72dd9b5bc171c36d7dfee2f4ea5d30

 

EL PRINCIPIO HIPOCRÁTICO

En el siglo V a. C., Hipócrates, padre de la medicina occidental, dejó escrito: “Que el alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento”. De este sabio precepto basado en la observación, en la experimentación y en el sentido común, apenas queda ya huella en Occidente.

Sin embargo, sigue vigente en otras culturas que gozan, gracias a su cumplimiento, de medicinas muy efectivas y, además, sin efectos secundarios. Tanto en India como en China, por ejemplo, se entrelazan sistemas de curación muy avanzados y conocimientos culinarios. La modificaciones en la dieta, en busca de alcanzar armonía para el cuerpo, forma parte del tratamiento principal en la medicina ayurvédica y en la medicina tradicional china; inagotables fuentes de conocimientos hacia donde debería dirigir la mirada Occidente.

DIFERENCIAS NUTRICIONALES

La agricultura biológica, gracias a sus procesos de elaboración, ofrece gran variedad de productos que contienen elevados porcentajes de minerales, muy por encima de los no biológicos. Veamos sólo algunos ejemplos:

(*Miliequivalentes de minerales por 100 gramos) TOMATES*:

Calcio: El del cultivo biológico tiene 23, mientras que el del convencional únicamente alcanza 4,4. En este sentido, resulta totalmente conveniente resaltar que la comunidad médica siempre ha manifestado la importancia del calcio para el crecimiento óseo y la prevalencia actual de la osteoporosis en la mujer.

Magnesio: 59,2 el biológico frente al 4,5 que alcanza el convencional. La carencia de magnesio puede propiciar efectos como temblores, cambios de la personalidad, depresión, ansiedad, irritabilidad, desórdenes gastro-intestinales, etc…

Potasio: 148,3 el biológico y 5,86 el convencional. La falta o presencia mínima de potasio en el cuerpo puede provocar lesiones del músculo cardíaco llegando incluso a producir necrosis del mismo, así como atrofia muscular, descenso de la tensión arterial, falta de apetito, irregularidades en el pulso e hinchazón del abdomen.

Sodio: 6,5 el biológico y 0 el cultivo convencional La carencia de sodio puede propiciar apatía y falta de energía, mareos, descenso de la tensión arterial; y, en caso de deficiencia grave, espasmos musculares

Manganeso: 68 el biológico y sólo 1 el convencional. Algunas de las consecuencias de la falta de manganeso son la mala tolerancia a la glucosa, una deficiente coordinación muscular, mareos o falta de balance corporal.

Hierro: 1.938 el biológico y únicamente 9 el convencional. La carencia de hierro es bien conocida en la formación de la anemia clásica. Otros síntomas son dolor de cabeza, estreñimiento, la función cerebral reducida, cansancio y apatía.

Cobre: 53 en el biológico y 0 en el convencional. Su carencia provoca anemia y alteraciones en la formación de los glóbulos rojos de la sangre. En casos de deficiencias de cobre, disminuye el nivel de enzimas que contiene cobre en el plasma y los glóbulos sanguíneos.

VALORES DE LA ALIMENTACIÓN BIOLÓGICA

• Hace ya más de 60 años que se empezaron a hacer diferentes estudios que han permitido demostrar que la práctica de una alimentación biológica en las personas ha incidido directamente en la disminución de muchas enfermedades. El más antiguo que conocemos se remonta a 1940:

• Un estudio llevado a cabo en Nueva Zelanda, en 1940, muestra cómo la salud mejora con el cambio a la alimentación biológica. El trabajo se realizó en una escuela, sirviendo a los estudiantes casi exclusivamente comida de producción biológica. El resultado fue que al cabo de 2 años su salud dental era mucho mejor, tenían mayor resistencia a fracturas de huesos, había disminuido notablemente la incidencia de gripes y resfriados, su convalecencia era mucho más rápida y su salud, en general, era mucho mejor.

• En 1974, investigadores franceses vieron que la leche materna contenía de 2 a 8 veces más pesticidas clorados que el nivel máximo permitido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en los alimentos. Cuando las madres participantes en el estudio incrementaron su ingestión de comida biológica, la concentración de estos residuos en la leche mat erna bajó.

• La Comisión Europea ha elaborado una lista preliminar de 34 pesticidas de los que existe evidencia clara o potencial de tener efectos indeseables sobre el sistema endocrino.

La Sociedad Española de Neurología corrobora este hecho. En su informe de 1999, dice que pesticidas de uso habitual tienen efectos neurológicos parecidos a los de las armás químicas y que no tienen cura.

• Actualmente, se está estudiando la relación concreta entre los pesticidas y la imparable disminución en cantidad y calidad fértil del semen desde hace 50 años.

• Cada día existen más informes respecto a que, en el tratamiento del cáncer, es esencial administrar una dieta compuesta por alimentos biológicos si se quiere obtener buenos resultados. Y esto es totalmente lógico, puesto que la terapia nutricional del cáncer tiene como uno de sus objetivos evitar contaminantes y toxinas. En este sentido, The Nutritional Cancer Therapy Trust, a través del Dr. C. Aston, opinó en abril de 2001 que “el número abrumador de pacientes que sigue terapias alternativas para el cáncer es el de aquellos que han sido declarados enfermos terminales, con una mínima esperanza de vida, tras un tratamiento inicial alopático. La capacidad de estos pacientes para conseguir una remisión de toda evidencia clínica de cáncer es, por lo tanto, muy importante”

Fuentes:

– Biocop

– Angeles Parra. Secretaria General Asociación Vida Sana. Vocal de la CRAE (Comisión Reguladora de la Agricultura Ecológica, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación).

 

]]>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies