MASAJE DE DRENAJE LINFÁTICO

El drenaje linfático es una técnica diseñada para estimular el flujo de la linfa, que es el fluido transparente y blanquecino que transporta los glóbulos blancos de la sangre, el oxígeno y los nutrientes a los tejidos de todo el cuerpo. Habitualmente, el drenaje linfático implica una forma de masaje que se trata de movimientos suaves y circulares.

PRINCIPIOS

  • El masaje se hace con el paciente acostado, a menos que haya linfedema en la cabeza o en el cuello.
  • Se empieza y se termina con una respiración diafragmática profunda.
  • Los ganglios linfáticos no afectados y la región del cuerpo son tratados primero.
  • Los movimientos se hacen de proximal a distal para drenar las áreas afectadas.
  • Se realizan movimientos lentos y rítmicos.
  • Se aplican una presión suave.
  • La piel se estira en direcciones específicas utilizando movimientos de la mano para promover variaciones en la presión intersticial sin el uso de aceites.
  • Se usan movimientos lentos y repetitivos que incorporan una fase de reposo que permite que la piel vuelva a su posición normal.
  • La presión varía según el tejido subyacente con el objetivo de promover el drenaje linfático.

BENEFICIOS

Los beneficios del drenaje linfático son que nos ayuda a reabsorber los líquidos, tiene una acción sedante sobre el dolor, reduce la inflamación y contribuye a mejorar las defensas del organismo. Por otro lado, produce un efecto relajante, por lo que es muy aconsejable para combatir el estrés. En general, el drenaje linfático también es un buen tratamiento para la piel, gracias a que favorece la circulación de la sangre.

Abrir chat
¡Hola!
Déjanos tu mensaje y te atenderemos lo antes posible. ¡Gracias!