HATHA YOGA

 

El más practicado en occidente es el Hatha Yoga. Este estilo se vale del cuerpo físico como vía de unión y autoconocimiento, y se fundamenta en la práctica de ásanas (posturas) y pranayamas (técnicas de respiración).

 

Mediante las ásanas y el Pranayama se fortalece el cuerpo físico, se flexibiliza y se relaja, aquietándose la mente y liberando nuestras emociones…

 

El ásana busca el equilibrio de nuestras energías: Sthira-sukham, la firmeza y la flexibilidad, la fuerza y la sutileza, las energías masculina y la femenina… El Hatha Yoga equilibra desde las energías más físicas hasta las más sutiles, y eso nos trae múltiples beneficios.

 

Junto a la práctica de Ásanas, los Pranayamas se convierten en “el arte de respirar con conciencia”. La relación cuerpo – mente se da también a través de la respiración, así que ésta cobra mucha importancia dentro de la práctica de Yoga. Todo está conectado en nuestro ser, por eso se dice que la respiración es un puente entre los diferentes cuerpos, pudiendo utilizarse para conectar los estados más burdos con los más sutiles.

 

En el Hatha Yoga no se trata de hacer “posturas imposibles”. El Yoga se adapta a la persona y a sus circunstancias, modificando la postura, adaptándola a cada practicante y usando los soportes adecuados para ayudar en la ejecución de la misma.

 

Se trata de estar en el cuerpo mediante una atención, una presencia y una conciencia testigo que te adentran en ti mismo y convierten la ejecución de las ásanas en una verdadera meditación a través del cuerpo.

 

El estar presente y darme cuenta de lo que está ocurriendo va desarrollando mi capacidad de escucha interna, a todos los niveles. Soy consciente de mi cuerpo, soy consciente de mi mente, soy consciente de mi espíritu. En el momento en el que entro en este mundo de las sensaciones, de las percepciones, estoy fuera del tumulto de los pensamientos, y me pongo en la presencia de mí mismo, más allá de mi mente mundana.

MEDITACIÓN

 

La meditación, por su parte, es una práctica milenaria utilizada desde el principio de los tiempos por distintas tradiciones y corrientes de pensamiento. Se trata de despertar un estado profundo de conciencia que se alcanza al acallar los pensamientos y concentrarse. Supone detenerse a escuchar del silencio: no hay nada más que hacer, pues cuando el silencio habla es el alma la que se expresa. No consiste en reflexionar, al contrario, empieza cuando los pensamientos terminan. No se basa en ningún dogma, fe o ritual.

 

La práctica de la meditación forma parte del Yoga en su esencia más profunda, y también dispone de numerosas técnicas aplicables antes, durante y después de una sesión de ásanas y pranayama.

 

En realidad, cualquier práctica de yoga persigue ese estado de meditación, sea cual sea el método que se utilice para llegar a él.

YOGA NIDRA

 

El Yoga Nidra es otro estilo de yoga Compilado y desarrollado por Swami Satyananda que está basado en una antigua práctica hinduista denominada Nyasa. El objetivo del Nidra no es distinto al de otras prácticas yóguicas: se trata de calmar las fluctuaciones de la mente para así tener más consciencia de lo que somos en esencia.

 

Se practica normalmente tumbado en postura de relajación (savásana), usando los soportes que sean necesarios para estar bien cómodos (mantas, cojines…)

 

Se trata de un camino de autorrealización en el que la conciencia se entrega a la propia experiencia interna mediante la práctica de Pratyahara (abstracción de los sentidos).

 

Constituye, además, un potente y eficaz método de relajación, muy útil para reducir el estrés, proporcionando calma y claridad mental y emocional. Dicen los maestros que una sesión de Yoga Nidra equivale a cinco horas de sueño profundo.

 

El uso del Sankalpa (resolución personal o afirmación) en el estado de Yoga Nidra nos da acceso a nuestro subconsciente para eliminar viejos patrones que condicionan nuestra vida: miedos, traumas, creencias limitantes… y potenciar aspectos positivos como el amor propio, la ecuanimidad, la conciencia corporal… ayudándonos en nuestro proceso de desarrollo espiritual.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies